Humildad

Nunca te sobresaltes ni le faltes el respeto a ninguna persona porque nadie merece que se le trate mal y lo humillen ante los demás. 


El hecho que seas de diferente condición, estatus social o que tengas un puesto superior como directivo o jefe dentro de una empresa no es motivo para humillar a tus subalternos o a tus compañeros.

Si quieres ser grande y lograr muchos reconocimientos y además que todos te aprecien, comienza por ti. No utilices a los demás ni hagas trabajos sucios en los que se vean perjudicados otras personas para lograr una mejor posición de trabajo o un aumento de sueldo en tu empresa.

Gánate tu puesto con mucha humildad y respeto y trata a los demás como se debe, como personas, como humanos. Acuérdate que en esta vida todos, absolutamente todos nos necesitamos. No lo olvides tarde o temprano te volverás a encontrar con esa persona a quien trataste mal y necesitaras de su ayuda. 

Escrito el 13/08/07

Published in: on agosto 1, 2008 at 4:53 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://reflexionandoenelcamino.wordpress.com/2008/08/01/humildad/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: